Una de las premisas en el sector del marketing de contenidos es desarrollar contenidos que aporten valor, pero éstos no necesariamente deben basarse en la aportación de historias sobre la marca, sobre la compañía, sus ventas o su rango de conversión. El marketing de contenidos debe estar enfocado en ayudar al lector a hacer su trabajo más práctico y en mejorar su vida.

Los profesionales del sector deben enfocarse en que sus contenidos sean estructurados en base a mejorar considerablemente la credibilidad entre sus seguidores y en fortalecer las relaciones con el mismo. Marketing de contenidos no es una práctica realmente tan nueva, sin embargo el marketing tradicional consiste en conducir a la compra, a la sensibilización y a la promoción de productos y servicios a cualquier persona que pueda oír, y no necesariamente todos los que escuchen.

Como profesionales debemos crear la necesidad de ayudar al consumidor a tomar las decisiones correctas en vez de venderles lo correcto. El público está siendo constantemente bombardeado con toda clase de información a diario, día a día. Y lo que se está logrando, es la obstinación y el cansancio de los usuarios. Están bloqueando banners, cookies y cualquier anuncio publicitario que encuentran a su paso en la red. Estamos consiguiendo ‘quemar todos los cartuchos’ posibles en campañas de forma inútil, pues desperdiciamos toda oportunidad con las campañas de emailing, las mismas que deben ser aplicadas de forma sutil, estratégica e inteligentemente.

Estamos tan obcecados en hablar sobre lo que estamos haciendo, en vendernos a nosotros mismos o en describirnos como los mejores en el sector que no nos damos cuenta de la acidez permanente que podemos ocasionarles a nuestros seguidores.

Es importante ayudarles a decidir con recursos informativos específicos dirigidos a solucionar satisfactoriamente sus problemas individuales. Si estableces una relación de beneficio mutuo, basada en el intercambio de conocimientos técnicos, siempre habrá más probabilidad de que tus consumidores acudan primero a ti al momento de tomar una decisión. Y lo que será seguro, es que probablemente seguirán llegando a ti, como el cliente que repite.

El marketing de contenidos puede parecer contrario a la intuición, como que no sólo regalas la leche sino también la vaca y la granja entera. Si en un trozo de contenido, sientes que estás aportando valor, entonces probablemente lo estás haciendo bien. Los contenidos necesitan aportar sólo eso, valor o perspectivas útiles. La información es un bien primordial y debe convertirse en una guía de recursos de confianza para que la asesoría se torne más importante que nunca.

El marketing de contenidos no va a desaparecer, pero sólo porque todos hablan de ello no significa que todos necesariamente pueden hacerlo bien. Se necesita una estrategia y un punto de vista único para aseverar que el mensaje permanece centrado en quien más importa: el público, junto con sus necesidades y su culminación final.

Imagen de slider: neonihil via photopin cc

Marketing de Contenidos, perspectivas para el 2014

Un pensamiento en “Marketing de Contenidos, perspectivas para el 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *