Una de las normas que me he impuesto en mi vida es no practicar la mediocridad, pero esto no quiere decir que la erradicas por completo de tu mundo, sólo evitas toparte con ella. Sin embargo una de las condiciones del ser humano es estar enmarcado por la mediocridad en las cosas que hace, siempre que éste así lo desee o se deje, y una empresa no puede estar muy alejada de caer en ella por más grande que sea. En este preciso momento podría decir que me siento como una hormiga que avanza a pasos apresurados más no agigantados de las enormes pisadas de un ogro.
Sin ir más lejos doy paso a mi historia.Hubo un período de mi trabajo en el que requería trasladarme de lunes a viernes con portátil y conexión a Internet a otro lugar, ya que dicho lugar no disponía de WiFi ni ADSL, así que para solucionar me dirigí a varios operadores para informarme sobre sus ofertas, calidad de servicio USB y rapidez; siendo Vodafone la portadora del remedio e incluso muy diligentes en el momento, (un módem USB con conexión ilimitada, activado enseguida y una promoción que recién había culminado, y de la que pude disfrutar), fantástico solucionado el “problema” que debía ser atendido prontamente.

Una vez finalizado ese período de traslado diario podía solicitar muy plácidamente la baja del servicio (tal como me había informado la chica de la tienda), pues el módem USB ya no era necesario. Tal y como lo indicaba la chica de la tienda, pedir la baja parecía fácil pero una vez que pides información al operador, en este caso Vodafone, sobre cómo tramitar la baja del servicio. Éstos a continuación indican que debes redactar una solicitud por escrito con tus datos y datos del servicio que corresponde, enviarlo vía FAX y posteriormente llamar al número: 607.123.000 o al 123, para informarles que quieres darte de baja y que les has enviado el dichoso FAX, (sé que este proceso no debe ser nada nuevo para ninguno que haya tenido que cambiar de operador), pero igual cuando te toca vivirlo te resulta “absurdo” casi rayando lo ridículo lo de tener que enviar un FAX, independientemente de que me hubiese dirigido a la tienda cuando tranquilamente lo podía solventar por Internet, por lo que la solicitud de la baja debería funcionar de manera práctica también.

El 01 de septiembre de 2011 redacté la petición, la firmé y llevé a cabo los pasos indicados por Vodafone para solicitar la respectiva baja del servicio USB, al momento de la llamada teléfonica la chica que me atendió me ofreció tres meses GRATUITOS (o sea, facturación cero) con el servicio (actual promoción de Vodafone, según) para que siguiera disfrutando del mismo desde YA y que si seguía con la intención de darme de baja luego de esos tres meses, podía enviar nuevamente el FAX y llamarlos el 05 de noviembre, fecha en la que se cumplirían los respectivos tres meses.

Decidí aprovechar la promoción, ya que al fin y al cabo seguro le encontraría utilidad durante ese período y como las Leyes de Murphy nunca fallan: eventos, reuniones de Networking, etc., iban a surgir.

Como no suelo ser una revisadora compulsiva del estado de mi cuenta bancaria, el 21 de septiembre entro a mirar el estado de una transferencia bancaria que debo recibir pronto y me encuentro con un recibo de Vodafone del 15 de septiembre cobrándome el servicio de conexión USB, por lo que procedo a llamar al número 607.123.000, ese en el que te atiende una máquina y te dice que le indiques tu número de teléfono, el mismo número de teléfono que daba para solicitar la baja y que resulta que ahora NO reconoce, diciéndome que NO existe. Pero que siguen cobrando.

Acto seguido procedo a buscar otros números de contacto de Vodafone en su site, llamando a los de atención al cliente y cuando logro ser “atendida” y cuento toda la historia, la chica me indica que debo llamar al número 607.123.000 (éste número no lo olvidaré tan fácilmente, no), y que diga “agente” en vez de dar el número. Pues resulta que la máquina no entendió nunca lo de “agente” y seguía sin reconocer mi número, y la otra opción que dice “si no sabe el número diga: no lo sé”, esa y nada es lo mismo.

Mientras realizaba todas estas llamadas y cuando lograba ser “atendida”, y me indicaban el mismo número de teléfono que no me reconocía como cliente, sentía impotencia y constataba entonces esa mediocridad de la que huyo la mayor parte de mi vida. Tal y como lo veo, una empresa como Vodafone se plantea la gestión de incidencias de forma automatizada, y eso al día de hoy me resulta inconcebible, así como la ineficiencia en los servicios de atención post-venta y la pésima calidad de atención que recibes cuando cambias de faceta, pasar de cliente a no-cliente. Desde mi perspectiva, y puede que la de cualquier otra persona, creo que no hay nada más agradable que partir de un lugar al que te den ganas de volver, y no lo contrario.

Por mi parte Señores Vodafone me he sentido y sigo sintiéndome “desatendida” y “engañada” con una propuesta ofrecida, y de la cual tampoco disfrutaré. Y lo que nosotros como usuarios tendremos que lamentar es que el problema es nuestro, porque Vodafone no lo tiene mientras la competencia haga exactamente lo mismo.

P.D.: También hice comentarios sobre mi queja vía Twitter y como respuesta de Vodafone recibí el siguiente mensaje….
           «Tienes que llamar al 123 y pedir que te asignen num. incidencia, es la forma de que puedan atenderte. Gracias!!»
El servicio de «desatención» de Vodafone
Etiquetado en:                        

8 pensamientos en “El servicio de «desatención» de Vodafone

    • 24/09/2011 a las 21:03
      Enlace permanente

      Considero «estúpido» que tengamos servicios tan mediocres hoy día y que lleguemos a los extremos de tener que popularizar la mal atención en vez de darle relevancia a los buenas atenciones.
      Si te sirve como sugerencia puedes redactar una carta con tus quejas y llevarlas a tu ayuntamiento, parece que así también se mueven… 😉
      Un abrazo y gracias por tu tiempo dedicado a mi humilde post 🙂

      Responder
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Reclamación a Vodafone: Reflexiones después de una resolución satisfactoria » bebamundo

  • Pingback: “Adiós a Vodafone para toda la vida” « E-Voluntas

  • Pingback: “Adiós a Vodafone para toda la vida” « Redasociativa RAS

  • 12/02/2016 a las 14:33
    Enlace permanente

    En el mes de diciembre VODAFONE me facturo mas de lo que tenia contratado, con lo cual llame por timofonica y me dieron una solución, atentos:
    En la próxima factura recibirá el descuento y una compensación de 10€, pues bueno…. llega la factura siguiente y no me aparece la devolución ni los 10€ de compensación. Llamo por teléfono y me sale un cuentista diciéndome que para compensar las molestias me propone un plan nuevo a decir….
    De las tres líneas una me la dan y con llamadas ilimitadas, 3 gb para navegación y 150 mensajes gratuitos, el tivo gratuito de por vida. total
    total un euro menos de lo que es la facturación habitual.
    Oh cual no seria mi sorpresa cuando me meto en pagina clientes y descubro que de lo dicho nada el importe a pagar era de 10€ mas.
    Llamo por teléfono
    Me dicen que si quiero ese plan sube a 90€, pero por favor como una compañía como esta puede tener a personal tan incompetentes.
    Resumiendo estoy estudiando otras ofertas en distintas compañías para mandar al carajo a una empresa, bueno a Vodafone por que con ONO nunca he tenido ningún problema en 16 años que llevo con la fibra.
    LAMENTABLE QUE DEJEN PERDER A CLIENTES FIELES.
    Pero esta visto que les importa una mie….. lo que les pase con los clientes y deben contar que estos son los que les dan las guanacias mientras existan personas que caigan en las trampas que les tienden a los clientes.
    Quiero de decir que si todos protestásemos, SEGUROS QUE SE ANDARIAN CON MUCHO CUIDADO.
    Espero que toméis nota
    Saludos

    Responder
    • 12/02/2016 a las 20:40
      Enlace permanente

      Hola Darío,

      Siempre acabo diciendo lo mismo, lamento que hayas tenido que pasar por situaciones tan incómodas asi como decepcionantes. Es una verdadera pena que aún las grandes corporativas no respetan a sus consumidores.

      Se esmeran en captarlos pero no en mantenerlos, claramente tienen un grave fallo en marketing y eso que tienen los recursos para tener a profesionales aptos que se encarguen de ello.

      Mi sugerencia, no dejes de quejarte por todos los medios posibles, ya ves que hacerles ruido que atenten más contra su reputación acaba dando resultados satisfactorios, aunque se tarde un poco.

      Mucha suerte y busca otras opciones, nosotros también hemos cambiado de operador y hasta la fecha no nos quejamos.

      Un saludo y gracias por tus comentarios.

      Azmy 🙂

      Responder

Responder a Darío Gómez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *